¿Nuevo estilo en Siento y Miento?

He recibido varios comentarios acerca del cambio de estilo de Siento y Miento. Comentarios públicos y privados. Algunos amigos me felicitaron porque este estilo se veía mejor, mientras otros me mostraron su preocupación porque el anterior era mejor. ¿Y es mejor o peor? En la práctica, no quiero que me importe.

El estilo "antiguo" de Siento y Miento

El estilo “antiguo”

Me pasa que independiente de si intervenir el estilo de Siento y Miento es una estrategia conveniente o no, el punto es que para mí este cambio era necesario. Necesario para la supervivencia del blog. ¿Por qué? Porque, tal como dice la última tira que posteé, la estructura y la identidad de Siento y Miento se estaba volviendo, para mí, una limitante. Se había vuelto una fórmula en la que hacer nuevas tiras que me gustaran, en las que me sintiera desafiado, se volvía cada vez más difícil. Y por eso el blog estaba medio abandonado.

15. Desestructurar

El regreso al inicio

Yo amo Siento y Miento. Me gusta cada una de sus tiras. Pero así como me encanta, pero también le exijo que siga encantándome. Y que cada futura tira me guste tanto como las anteriores. Porque quiero que sea algo significativo para mí, algo que me represente. Quiero que me desafíe, quiero que sea una constante declaración de principios y quiero que cada una de sus tiras me guste. Y quiero seguir. Y si para seguir debo cambiar, entonces quiero cambiar.

El estilo que presenté en las últimas dos viñetas no es el nuevo estilo de Siento y Miento. Ni siquiera sé si va a durar o si va a volver a cambiar. Es solo lo que necesito ahora, pero también es un volver a los inicios. Es un quebrar las reglas para volver a no tener reglas, como cuando este blog no le interesaba a nadie más que a mí. Es abrir la puerta a que cada tira la dibujo como quiero y cuando quiero. Es un volver a que esto no son chistes, sino que mi espacio para probar cosas, para decir cosas, para crear libremente.

Por eso Siento y Miento cambió, para poder seguir siendo lo que fue en un principio.

Veremos dónde nos lleva todo esto.

Un abrazo,

—Alfredo R.

La Barbería · Mi patio de juegos

Historias, dibujos, videos, podcast, reseñas, vlogs… hace tiempo que vengo haciendo de todo un poco solo para divertirme. El problema es que tanto experimento estaba volviendo un poco desordenada mis webs. Pasé mucho tiempo (años quizás) buscando la mejor forma de resolver el problema, y hace un par de semanas al fin llegué a una solución: La Barbería.

La Barbería

Ir a La Barbería

Ahora todos mis hobbies, todo aquello que no es o no pretende convertirse en un libro, tiene una casita: el sitio web de La Barbería. Un lugar donde me doy el lujo de no tener reglas ni armar estrategias, porque no tiene ningún fin más allá del recreativo. Allí hago lo que quiero, como quiero y cuando quiero. Sin preocuparme de las consecuencias. Y así, este sitio lo destinaré solo a mi faceta de escritor, de guionista, de creador de libros.

Los invito a conocer La Barbería y de mantenerse al tanto de todas sus actualizaciones a través de su Fan Page de Facebook (dale like!). Y si estos contenidos no te interesan, no te preocupes, por acá hablaré principalmente de mi proceso de creación de libros.

¡Un abrazo a todos y seguimos en contacto!

—Alfredo R.

 

Hablando desde la ignorancia

Javier es “mi amigo que me habla de música”. Porque yo no entiendo la música, la escucho y no me pasan muchas cosas. Por mi parte yo le hablo de cómics, que es mi pasión de la cual él casi no conoce nada.

Hace una semana decidimos grabar nuestras conversaciones, y de alguna forma sistematizarlas cada semana: él me hace escuchar un disco y yo lo hago leer un cómic, y luego comentamos nuestras impresiones. La gracia: lo hacemos desde la completa ignorancia.

Así nace “Cualquier cosa”, un podcast de conversación, música y cómic, donde pasamos un buen rato hablando de aquello que tanto nos gusta y también de cualquier otra cosa.

Cualquier Cosa

Ya están arriba los dos primeros capítulos, y los invito a escucharlos acá.

Además, si quieren seguir al tanto de los futuros episodios pueden seguir el proyecto en su página de Facebook o a través de nuestras cuentas de twitter: @machavasquez y @AlfreoRodriguez.

Espero que lo disfruten y si lo escuchan cuéntenme su opinión,

¡Saludos!

—Alfredo R.

Algunas reflexiones sobre los premios FIC

2015-04-10-21.27.38Hace algo así como 12 años fue que decidí que me dedicaría a hacer cómics profesionalmente. Aunque no pudiera ganarme la vida haciendo cómic, aunque no hubiera un mercado sólido donde venderlo y dudando de mi talento personal. Hace 12 años decidí que tenía que hacer cómics porque era lo que amaba y no se puede luchar ignorar un impulso tan poderoso si lo que uno quiere es ser feliz.

Hoy estoy feliz, porque lo que hoy veo en las nominaciones a los premios FIC hace 12 años era inimaginable, tanto a nivel personal como a nivel nacional. Y es por eso que me animé a hacer este post. Porque hace 12 años el panorama me parecía desolador, y hoy veo una lista de nominados me pone enormemente feliz. ¿Por qué? Bueno, acá les dejo algunas de las razones:

1.- El interés en torno a los cómics nacionales.
Más de 1.000 personas postularon su cómic favorito en estos premios. Más de 1.000 personas se enteraron que existían estos premios y decidieron tomarse el tiempo de llenar el formulario. Más de 1.000 personas tienen un vínculo tal con alguna de las obras que consideraron que valía la pena hacerlo. Quién sabe cuántos más no se enteraron, cuántos más no saben que existe el premio, cuántos más compraron un libro en la librería y lo disfrutaron sin tener idea de la existencia del “circuito del cómic chileno”. Cuántos más se interesarán cuando se encuentren con el libro correcto. Y tenemos al menos 1.000 que sabemos que ya están atentos e interesados.

2.- El nivel de los postulantes.
Autores bacanes hemos tenido siempre, así que quizás las categorías menos sorprendentes sean las de mejor guionista, dibujante o fanzine. Pero tenemos puro filete en todas… ¡y estamos hablando de lo publicado solo en un año! ¿Cuántos grandes autores trabajaron el 2015 para un libro que verá la luz este año y por eso no participaron de las nominaciones? Realmente es increíble el nivel de las publicaciones locales para en un año llenar tantas categorías con obras de tan buen nivel.

3.- La variedad de los postulantes.
Hay de todo. ¡De todo! Cómic infantil, juvenil, histórico, político, social, autobiográfico, humorístico, paródico, contestatario y de entretención. Todo en muy buen nivel. Hoy podemos decir sin culpa que hay cómic chileno para todos los gustos.

4.- La calidad de lo que se hace en Chile.
Guión, dibujo, edición, impresión, comercialización, promoción, hay preocupación por todos los engranajes necesarios. ¡Y tenemos libros hermosos de los cuales sentirnos orgullosos! De buena factura, atractivos y que dejan un gran sabor de boca al leerlos. Tenemos mucho de qué sentirnos orgullosos, porque hay mucha gente haciendo bien su pega.

Sí, sí, quizás la lista de nominados no sea el mejor resumen de lo que se está haciendo hoy en Chile. Quizás no sea justo el sistema de selección y quizás haya imperdonables ausencias en cada categoría. Bueno, yo personalmente creo que importa un pico quién se lleve el premio en cada categoría. Porque todos los premios son injustos, y hay que mirarlos así. Llevarse el premio es un triunfo que hay que celebrar, compartir y disfrutar, pero nunca, nunca creer que es un acto de justicia.

Pero lo que disfruto al ver la lista de nominados no es el sentido de justicia del premio, sino el el panorama que retrata cada categoría, que demuestra que hay al menos 5 grandes libros, 5 excelentes autores, 5 impecables publicaciones en cada categoría. Y que al menos 5 han logrado llegar a un público que quiere premiarlos. Públicos que, sin importar lo pequeños que puedan ser, tienen un espacio donde compartir y competir con otros públicos para definir cuál consideran ellos que es el mejor cómic chileno.

Tenemos autores, y siempre los hemos tenido, pero además ahora tenemos publicaciones, editoriales y público moviendo una pequeña maquinaria que se ve sana, funcional y bella. Con una belleza que no está basada en el gran tamaño, sino en la honestidad de un sistema pequeño que se conoce a sí mismo, y que cada día que se acepta más como lo que es, crece un poco más. Sin necesidad de euforias, de booms y de titulares impactantes.

Además estoy feliz de que mi trabajo esté presente en muchas de estas categorías, rodeado de nombres y títulos merecedores del premio. El Alfredo de hace 12 años jamás hubiera podido imaginarlo, y reconozco que seré feliz si vota por alguna de mis nominaciones. Pero sin importar cómo se resuelvan las cosas, seguiré estando feliz por el cómic que hacemos en Chile. Por ese monstruito pequeño, muy pequeño, que hoy goza de una buena salud que, de mantenerse, no dudo que le permitirá crecer y seguir creciendo.

Ah, y por último: si leíste todo este largo texto, entonces tú también mereces un premio.

Saludos y nos leemos en un próximo post,

—Alfredo R.

PD: Si quieres votar por tu cómic favorito del 2015, entra aquí.

Gracias “Quiero Escribir”

QE

Conseguir quórum para las últimas versiones del taller “Quiero Escribir” había sido difícil. Por eso, y por el trabajo que significó Anfibia durante el 2015, había decidido dejar de dictar el taller por un tiempo, para así poder volver con nuevas energías.

Este año quise volver a dictarlo, y ayer se cerraron las inscripciones para la versión de Marzo-Abril. Lamentablemente no conseguí los 3 inscritos mínimos para que el taller funcionara de forma adecuada, y de verdad que lo haría con menos personas si sintiera que funciona bien. Pero no es así. Por eso tuve que cancelar esta versión, y con ella, mi intención de repetir nuevamente este curso.

Quienes han tomado el taller saben cuánto amo dictarlo, es uno de esos trabajos soñados, en los que más que volcar energías uno siente que está recargándolas. Cada sesión era una aventura, cada curso un ser increíble e imposible y cada relato al final del camino era un brillante trofeo. Hoy creo que es el momento de despedirme del taller y como toda despedida no puede estar libre de agradecimientos.

Gracias a todos los que tomaron el taller, a cada uno de ustedes, por hacer real esta aventura. Solo ustedes saben cuánto nos reímos, lo mucho que sufrimos (ustedes más que yo), cuántas veces peleamos (no muchas) y lo muchísimo que comimos. Gracias a todos los alumnos: los amigos que se atrevieron a que yo fuera su profesor, los desconocidos que confiaron en mí y a mis hermanos (y cuñada) por tomarme en serio y vivir la experiencia. Gracias a mis hermanas Lucía y Verónica por prestarme el nombre “Quiero” de su taller para hacer el mío, y por apoyarme e impulsarme en la idea de tener un taller de lo que más amo. Gracias Lucía también por prestarme tu casa para hacer las dos primeras versiones y a mis papás por prestarme Taller Holanda para seguir dictándolo. Gracias a todos quienes fueron de invitados a alguna “última sesión” por entregar su retroalimentación comprometida, seria y generosa. Gracias a todos, desde a los que ya no me acuerdo su nombre a los que se convirtieron en mis amigos y cómplices. A los que nunca más nos vimos y a los que seguimos escribiéndonos (y a “las genias” que se juntan regularmente). Gracias a los que viajaron desde fuera de Santiago cada semana, a los que tuvieron que pedir permiso en la pega para ir y a los que tuvieron que bancarse un taco horrible para llegar. Gracias a los que se volvían solos en las noches frías y oscuras. Gracias a todos los que de alguna forma hicieron posible que hoy esté tan feliz por todo lo vivido en el taller.

Es difícil transmitir lo significativo que fue este taller para mí, y por lo mismo siento tan necesario dejarlo ir. Dejar de tratar de que funcione a la fuerza. Porque el “Quiero Escribir” no puede existir por presiones, no se lo merece.

Probablemente siga dictando talleres y dando charlas (porque me encanta). Y quizás vuelva a dictar este mismo taller alguna vez. Pero hoy tengo que dar vuelta la página para ver qué hay escrita en la siguiente y no puedo hacerlo sin agradecer.

Muchas, muchas gracias a todos, y muchas gracias al “Quiero Escribir” por tantas alegrías, tantos genios, tantas risas y tantos buenos recuerdos.

Ojalá nos reencontremos en el futuro.

Saludos a todos,

—Alfredo R.

PD: No sé si tenga mucho sentido para ustedes leer este texto, pero tiene demasiado sentido para mí el escribirlo.

6 consejos para hacer cómics y/o libros ilustrados

Hace unos días, mientras trabajaba en mis futuros libros, se me ocurrieron 6 consejos que creo que son importantes para quienes tienen ganas de trabajar en libros ilustrados o hacer cómic. Y como quise poder compartírselos, hice un video para explicarlos con tranquilidad. De todas formas, también los transcribo más abajo para quienes prefieran leerlos en vez de ver el video.

¡Espero que le sirvan!

Saludos,

—Alfredo R.

Aclaración del post: Por simplicidad me referiré a los guionistas de cómic y escritores como escritores y a los dibujantes de cómic e ilustradores como ilustradores, pero en cada caso considérenlo válido para ambas disciplinas (que son diferentes).

  1. Trabaja con gente simpática. Durante el desarrollo de un proyecto todo puede salir muy mal, y no quieres tener que solucionar los problemas lidiando con gente que te resulta insoportable. Ojo, no es coincidencia que ponga este consejo como el número 1.
  2. Si eres escritor y consideras que el trabajo del ilustradores es secundario en una obra, entonces te recomendaría que te dediques a la prosa. Es altamente probable que lo disfrutes mucho más y te evitarás muchos malos ratos.
  3. Si eres ilustrador y consideras que el trabajo del escritor es secundario, te recomiendo que escribas tus propias historias. Quizás tienes mucha suerte y resultas ser un escritor innato. Y lo peor que puede ocurrir es que te des cuenta de que necesitas a un escritor, y ese es el primer paso para respetar la disciplina. Mientras creas que tú puedes hacer mejores historias sin necesidad de un escritor, te recomiendo que no busques uno.
  4. Si eres escritor, no trabajes con ilustradores que consideran que la ilustración es la parte más importante de la historia.
  5. Si eres ilustrador, no trabajes con escritores que consideran que el texto o el guión son la parte más importante que la ilustración.
  6. El objetivo final es la experiencia de relato que vivirá el lector. Esa experiencia no es la suma de texto más ilustración, sino que es mucho más compleja que eso. No puedes dividirla en dos mitades, no tiene sentido hacerlo, pero como escritor, ilustrador, diseñador o editor siempre debes tratar de estar consciente de cómo afectará la experiencia del lector cada una de las decisiones que tomes.

Marzo: Taller Quiero Escribir

¡Hola!

Les escribo para contarles que… ¡el taller Quiero Escribir vuelve en marzo! Este es un taller que dicto cada año en el que enseño mi metodología de escritura, estudiando la estructura clásica de las historias, la construcción de personajes y, por sobre todo, la forma de cargar de emociones y sentido nuestras historias.

TQE12 flyer

Si alguno se interesa, puede revisar el programa del curso acá, puede saber un poco más de mí acá y puede ver un video (algo antiguo) donde explico de qué trata el taller acá. Y por supuesto, ante cualquier duda pueden escribir al correo de inscripción.

¡Saludos a todos y que tengan un gran comienzo de año! (Porque el año comienza en marzo).

—Alfredo R.